El peligro de un evangelio diferente

Pablo comienza estableciendo aclarando que su llamado y mensaje no provienen de los hombres sino de Dios. Porque muchos le preguntaban: «¿Quién eres tú para que vengas a hablarnos la Palabra de Dios?». Pablo no había estado con Jesús, ni lo había conocido, él no fue parte de los doce apóstoles y también persiguió a la iglesia. Pero él experimentó la presencia de Dios. Jesucristo mismo lo había llamado para llevar el evangelio a los gentiles.

(Gal 1:4-5) Él había experimentado una liberación profunda. Cristo vino para darnos esperanza, la libertad eterna del pecado y la condenación. Por eso puede decir: «A quien sea la gloria por los siglos de los siglos. Amen». Así que usted necesita experimentar esta liberación, es la salvación que Dios ofrece por medio de Jesucristo. Y esto solo viene cuando tú creas y confíes en el mensaje del evangelio ¿Qué significa la palabra «Evangelio»? significa: «Buenas noticias» ¿Cuáles son las buenas noticias?: Lo que Cristo ha hecho por ti para librarte del presente siglo malo y de la condenación eterna. Este es el mensaje central que predicamos y que creemos.

El problema es cuando las personas no creen en el evangelio o han creído en un evangelio diferente. De hecho Pablo por eso escribe esta carta, para atacar a personas que están distorsionando el evangelio, mezclando las tradiciones y las obras de la ley para que las personas puedan ser salvas (Gal 5:4). Pablo va a advertir sobre dos cosas:

1. El peligro de un evangelio diferente (Gal 1:6-7)

Las primeras palabras de Pablo son una advertencia. Los Gálatas estaban en camino de abandonar el camino de la verdad. Es fácil deslizarse lejos del verdadero mensaje de la Biblia. Pensemos un poco en la historia de la Iglesia. Hoy en día las personas creen un mensaje distorsionado. Se dicen cosas como: «A mí me enseñaron a ganarme las cosas, así también es con el cielo, hay que ganárselo», «Necesitamos ser buenas personas para ir al cielo», o hay que ir a la iglesia y obedecer a Dios. Incluso muchos que se llaman cristianos hablan de «hacer una oración para salvarse», o «Dios te va a castigar si no vienes a la iglesia o no das tu diezmo», y algunos otros dice: «Pues ya hice mi oración de salvación, ya fui a la iglesia, ya me bauticé, ahora puedo vivir como yo quiera».

No quiere decir que no debemos portarnos bien, obedecer a Dios y asistir a la iglesia, el punto es que la salvación no viene por hacer todas estas cosas, la salvación viene por gracia por medio de la fe en Jesucristo (Ef 2:8-9). Si tú le agregas o le quitas algo a ese mensaje, estas distorsionando el evangelio (Gal 1:7).

2. Las consecuencias de un evangelio diferente (Gal 1: 8-9)

Lo que Pablo está diciendo es importante, porque si un mensaje no se conforma a lo dicho en la Palabra de Dios, entonces es falso. No importa quién te lo dijo, si fue tu pastor o si fue el sumo pontífice la sagrada santísima. Aunque tengas una revelación y un ángel te hable (o la virgen o quien sea). Si no se conforma a la Biblia, entonces tal revelación es falsa. El problema son las consecuencias para el que predica y para el que cree ese evangelio.

Compartir

Otros artículos

Recibe los artículos en tu correo

Suscríbete tu correo electrónico para recibir las actuaizaciones de la Iglesia Bautista Emanuel

Nosotros

Grupos