El recinto de las tentaciones

22 de Febrero del 2015 | Iván Bernal


Descargar MP3





El pecado incita su práctica por medio de los deseos caídos que se originan en el corazón; Por tanto únicamente una gracia exterior se debe buscar para obtener la victoria en la tentación.
¿De que manera se deben enfrentar las tentaciones para poder vencerlas?

I. Las tentaciones se enfrentan Entendiendo su Procedencia (Sant 1:12).

Bienaventurado nos habla de una felicidad durada. La palabra tentación es la misma que anteriormente habla de prueba. Santiago nos recuerda que estás tentaciones nos dan la esperanza de una corona para aquel que vence. La tentación no viene de parte de Dios. A pesar de que Él usa algunas situaciones, sin embargo la tentación nunca proviene de Dios sino de nosotros mismos.

A. Las tentaciones proceden de los deseos Propios. Hay deseos naturales carnales, pero de entre estos deseos algunos se vuelven pecaminosos. Cada uno de nosotros tenemos deseos y luchas diferentes. Esto es como las huellas dactilares, pueden parecer muy similares a simple vista pero cuando se examinan a profundidad se descubre que son diferentes. Hay deseos naturales y hay otros deseos que son aprendidos. Ninguna persona nace deseando cierta marca de ropa. Cada uno tiene deseos diferentes propios.

B. Las tentaciones proceden de los deseos pecaminosos. A veces pensamos que las cosas, personas o el ambiente son lo que provocan que nosotros pequemos, pero la Biblia nos dice que nuestro corazón es engañoso y perverso (Jer 17:9). Los deseos son provocados en nuestros propios deseos aunque nuestra cultura llame normales a ciertos deseos pecaminosos.

II. Las tentaciones se enfrentan Entendiendo su Progreso (Sant 1:15)

Nuestros deseos caídos anhelan el pecado, sin embargo hay una progresión.

A. Las tentaciones progresan hasta concebir el Pecado. El ser tentado no implica algo pecaminoso. Santiago habla de ser atraído y seducido. Esto se utilizaba en la pesca para referirse al cebo utilizado para atraer una presa. La palabra de Dios nos dice las cosas que debemos evitar, pero nuestro corazón nos lleva a pensar en los beneficios de caer en el pecado y somos atraídos hacia él.

B. Las tentaciones progresan hasta consumar la Pena Capital. Cuando un creyente ha caído en pecado, se encuentra inútil para el servicio en la obra del Señor. Y no sólo en el servicio sino también en la comunión

III. Las tentaciones se enfrentan Entendiendo su Partida (Sant 1:16)

Ssntiago se refiere a sus oyentes palabras de amor, pero también usa palabras de exhortación cuando dice: «amados hermanos míos, no erréis». Nuestras decisiones no se deben basar en nuestro corazón sino en la verdad de la palabra de Dios ya que de esta manera no vamos a errar.

A. Las tentaciones parten por medio del Perfecto Don (Sant 1:17). Toda buena dádiva viene de Dios. ¿Cuáles son estas dádivas buenas? (Sant 1:18). El don perfecto es ese deposito de la fe que nos ha sido dado, una naturaleza nueva a través del Espíritu Santo. Cuando tenemos una nueva naturaleza también adquirimos nuevos deseos, ahora hay un deseo por Dios. El perfecto don es la influencia del Espíritu Santo en nuestras vidas. ¿Estamos proveyendo para la carne o para el Espíritu. Lot afligía (torturaba literalmente) su alma, y nosotros hacemos lo mismo en conversaciones que aceptamos o páginas de Internet que visitamos. ¿Qué alimenta nuestra alma?

B. Las tentaciones parten por medio de la Palabra de Verdad (Sant 1:18). La tentación es una mentira pero la Palabra es la verdad. Esto sucedió con Adán y Eva, quienes después de escuchar a la serpiente estaban convencidos de que lo bueno era malo. Una persona en contacto con la palabra de Dios tiene una mente renovada al tal grado que la Biblia promete la mente de Cristo.

No podemos evitar la tentación pero sí podemos vencerla.

Conclusión:

Las tentaciones nacen del corazón engañoso y perverso que existe en cada ser humano, pero la victoria sobre esas presiones pecaminosas es posible solamente en los corazones que han experimentando la regeneración espiritual por el Espíritu Santo y la Palabra del Dios Perfecto, inmutable y Todopoderoso.


[addtoany]

Compartir

Otros artículos

Recibe los artículos en tu correo

Suscríbete tu correo electrónico para recibir las actuaizaciones de la Iglesia Bautista Emanuel

Cerrar menú