El valor supremo de la vida

15 de Febrero del 2015 | Iván Bernal


Descargar MP3





A veces la vida se mide con respecto a los bienes materiales, éxito o comodidad. Cada persona busca la felicidad y la mayoría lo ha hecho a través de la riqueza material. La palabra de Dios no condena este tipo de vida. Los bienes materiales tienen su utilidad y uso, y Dios en su palabra clarifica este uso para no poner nuestro amor en ese respecto.

Porque la vida es evaluada por su autor, conocer su visión nos provee de un juicio acertado respecto al valor de cada elemento.
¿De qué manera la vida es evaluada comúnmente?

I. La Vida que se evalúa de acuerdo a la Posición Social.

A. Disfruta de una riqueza Parcial (Stg 1:9-10). La parcialidad es algo que trae beneficio por un tiempo. Hay tres razones por las que las riquezas son parciales. 1 porque el corazón tiende a ser demandante, buscando más y más. Las riquezas no serán algo que mantendrá nuestra vida siempre satisfecha. Por esto Santiago escribe a los hermanos. 2. Porque la riqueza no puede satisfacer todas las áreas de la vida. El dinero no puede comprar salud, no puede mantener a las personas vivas. 3 Pero también la riqueza es parcial porque para llegar a tenerlas se tiene que sacrificar otra cosa.

(Stg 2:1-8). Al parecer había un grupo privilegiado. El autor no ataca el hecho de tener riquezas sino la actitud que toman las personas en estas situaciones.

B. Disfruta de una riqueza Precaria (Stg 1:11). Lo que Santiago quiere decir a sus lectores es que todas las cosas físicas pierden su valor. Es precaria porque todo en esta vida se destruye. El problema del ser humano es pensar que el valor de una persona a se encuentra en sus posesiones. Hay peligro en que una persona ponga ahí su confianza y dependencia.

Puede haber personas que aun teniendo riquezas, siguen amando y buscando a Dios. Las cosas que más valoramos serán las cosas donde pongamos nuestra fuerza y dedicación. Pero la palabra de Dios nos da una voz de juicio para alinear nuestro criterio.

II. La Vida que se evalúa de acuerdo a la Posición en Cristo

A. Disfruta de una riqueza Plena (Stg 1:9). «Gloríese en su exaltación», cuando vemos las riquezas y bendiciones en Cristo. Cuando aun siendo pecadores hemos sido transformados y se nos ha dado una vida nueva y un nuevo corazón. Por nuestra unión con Cristo tenemos salvación, justificación y santificación. Esto es disfrutar de una riqueza plena. La riqueza en Cristo no añade tristeza al final.

Las personas que han obtenido algún estatus social, se pregunta si habrá valido la pena el haber sacrificado tanto. Pero una riqueza plena no es algo que nos deja incompletos. La fe desafía el criterio y opinión común. ¿Cómo podemos estar contentos en ciertas situaciones? Porque nuestra felicidad no se encuentra en los objetos sino en el Señor.

B. Disfruta de una riqueza Permanente (Stg 1:11). La palabra de Dios permanece para siempre. Su amor, perdón, paciencia, propósitos, etc., no cambian.

Conclusión: Conocer lo efímero de las riquezas materiales nos debe animar a no poner nuestro enfoque en ellas, pero contemplar la belleza y la riqueza que emana de una relación con Dios por nuestra posición en Cristo, motiva al corazón a vivir y disfrutar la vida en conexión con el aquel que lo llena todo.


[addtoany]

Compartir

Otros artículos

Recibe los artículos en tu correo

Suscríbete tu correo electrónico para recibir las actuaizaciones de la Iglesia Bautista Emanuel

Nosotros

Grupos