Search
Close this search box.

Fe, virtud, conocimiento

08 de Febrero del 2015 | Ernesto Mendoza


Descargar MP3





Al escribir esta carta, Pedro busca animar a sus lectores a continuar en la vida cristiana (v. 12, 15). Su propósito es despertarlos en su vida espiritual (1:13; 3:2). Pedro ve en esos creyentes la tendencia de olvidarse de ciertas verdades y dejar de ser diligentes en su vida cristiana. Han comenzado a relajarse y a perder su pasión por la vida en Cristo.

Pedro nos llama a una vida diligente (v. 5). Diligencia nos habla de alguien que está completamente enfocado y dedicado a algo. Y este es el llamado para nosotros. Dios nos llama a esforzarnos en nuestra vida espiritual. «Por esto mismo…» o sea, por esta misma razón. Está llamando su atención en lo que acaba de decir. Nuestro diligencia y esfuerzo en la vida cristiana se basa en lo que Dios nos ha dado. ¿Qué es eso que Dios me ha dado? (2 Ped 1:1-4):

2 Ped 1:3 Todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad.
2 Ped 1:4 Preciosas y grandísimas promesas.
2 Ped 1:5 Participantes de la naturaleza divina.

Por esto mismo debo añadir a mi fe.

1. FE

2 Ped 1:5 Pedro va a dar una lista de cosas que debemos añadir. Añadir significa agregar a algo que ya existe, y lo que ya existe en nosotros es la fe. ¿Cómo es la fe de la que que tenemos?

2 Ped 1:1 Una fe igual que la de los apóstoles. Los apóstoles no tienen una relación especial. No existen cristianos que tienen una ventaja especial. No existen los súper cristianos. Delante de Dios todos tenemos la misma fe, y esa fe para Dios es preciosa. 1 Pedro 1:7…»para que sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosa que el oro, el cual aunque perecedero se prueba con fuego». ¿Cómo es que tenemos esa fe?

2 Ped 1:1 Por la justicia de Cristo. Su posición perfecta delante de Dios. Tenemos la misma fe porque tenemos la misma justicia de Jesucristo. Esa posición es la base para mi crecimiento espiritual, esa posición se llama justificación. Podemos crecer porque tenemos una posición nueva.

Está bien tener fe pero no debemos terminar ahí. Debemos añadir a nuestra vida ciertas cualidades para seguir creciendo. Aunque la fe es suficiente para la salvación sin embargo Dios quiere que sigamos creciendo.

2. VIRTUD

La palabra virtud es la palabra griega aréte. Esta palabra era muy importante para los griegos, se refiere a la excelencia, a algo que cumple su función. Ellos siempre buscaban la excelencia en todo, como en las artes, la filosofía, la literatura, los juegos olímpicos, ellos siempre querían ser excelentes.

El mundo busca la excelencia en lo que hace, y Pedro le dice a sus oyentes y a nosotros hoy, que en la vida cristiana también debemos ser excelentes, pero no cualquier excelencia.

Versículos que explican la palabra excelencia. 1 Pedro 2:9 La palabra «virtudes», habla de reflejar las perfecciones y los atributos de Dios. 2 Pedro 1:3 Habla de sus perfecciones y virtudes. La frase quiere decir que nos llamó «para su gloria y excelencia». Nos ha llamado a compartir su gloria y excelencia. Dios nos ha salvado para hacernos como él (2 Ped 1:4).

El versículo 4 nos da un contraste. Añadir virtud significa que somos menos como el mundo y más como Dios. Esta es nuestra meta. La meta de nuestra fe es la transformación (2 Ped 1:5), y la meta de la transformación es la excelencia de la naturaleza de Dios.

3. CONOCIMIENTO

En la Biblia el conocimiento nos habla de un conocimiento personal de Dios. Pedro comienza y termina su carta hablando del conocimiento de Dios (2 Ped 1:2). Yo sólo puedo experimentar la paz y la gracia de Dios en la medida en la que voy conociendo a Dios. Y si no encuentras paz y gracia en tu vida es porque no estás conociendo a Dios verdaderamente, porque no has añadido a tu fe el conocimiento. Necesitas tener una relación íntima y personal con Dios. (2 Ped 1:3) ¿Cómo recibimos las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad? Mediante el conocimiento del que nos llamó. (2 Ped 3:18) Ser parte del pueblo de Dios significa conocer a Dios, de esto se trata la vida cristiana. (Jn 17:3) La vida cristiana no sólo es vivir para siempre, es una calidad de relación.

La virtud y el conocimiento están muy relacionados, porque yo no puedo ser más y más como Dios sin conocer a Dios. Y si reflejamos más la corrupción y la concupiscencia del mundo que a Dios es porque no estamos creciendo en una relación íntima con Dios. Y Pedro quiere despertar a sus lectores a buscar estas cosas en su propia vida.


[addtoany]

Compartir

Otros artículos