28 de Febrero del 2016 | Ernesto Mendoza

[su_tabs]
[su_tab title=»Audio»]

 Descargar

[/su_tab]

[su_tab title=»Video»]

[/su_tab]
[/su_tabs]






Del capítulo 13 al 17 Jesús está preparando a sus discípulos antes de su partida. Todo esto sucede en el aposento alto (13:2).

Jesús habla de irse (13:33). Habla de que uno de los discípulos le va a traicionar (13:21). Habla de que Pedro le va a negar tres veces (13:38). ¿Cuál cree que era la reacción de los discípulos? Temor. Lo que Jesús hace es confrontar el temor de los discípulos. Por eso comienza diciendo 14:1 «No se turbe vuestro corazón». Esta palabra quiere decir «agitar, perturbar, inquietar». Este es el problema. Muchas veces como creyentes hay momentos en nuestra vida donde vienen la turbación, el temor, la ansiedad. Jesús dice: «No dejes que el temor y la angustia de mi partida controlen tu vida.

Jesús quiere darles una esperanza para que en su partida ellos puedan mantenerse firmes en su fe. Pero debemos aclarar, que no se trata de cualquier temor o angustia. La clase de inquietud mundana y natural. (Perder mi trabajo, que se metan a mi casa, que secuestren a mi hijo). El temor que Jesús va a confrontar es la turbación que viene cuando luchamos la batalla de la fe en el camino de la cruz (Jn 13:36-38).

En esos momentos donde tomas tu cruz y sigues a Jesús en una obediencia radical, arriesgas todo por la causa de Cristo. Tu economía, tu familia, tu trabajo. Esto no es para los que viven vidas cómodas y sin compromisos con el Señor. Este mensaje no es para los domingueros por la mañana. O los que están más preocupados por su futuro en la tierra que por su futuro eterno. Este mensaje es para los que han tomado su cruz y van en el camino del calvario a dar sus vidas por Cristo.

Jesús nos va a dar 4 razones para no temer, para enfrentar esos momentos de turbación que intentan derribar nuestra fe en las promesas del Señor. ¿Cuáles son?

I. No se turbe tu corazon, Porque Jesús tiene lugar para ti con el Padre (v. 1).

ILUSTRACIÓN: La diferencia cuando era soltero a cuando me casé.

No te angusties, no te turbes. Si te has arrepentido y el Señor te ha dado la salvación, Dios tiene un lugar para ti. Estás seguro en Dios

1. Las moradas están en la casa del Padre. Esto quiere decir que las moradas no son casas en realidad. Son habitaciones que están en la casa. El enfoque no está en las moradas, sino en la relación íntima que habrá en el gozo eterno a lado de nuestro Señor. ¿Quiénes son los que viven en casa? Los hijos. Estas seguro en Dios. Él tiene un lugar para ti, no en el patio, no en el cuarto de servicio, sino en la misma casa del Padre.

2. Hay muchas moradas. Nos habla de la capacidad en la casa del Padre. La casa es muy espaciosa (no como los testigos de Jehová), tanto que nunca se quedará sin espacio. No es como el día de nacimiento de Jesús. Puede estar seguro de que siempre habrá un espacio para usted.

3. Vemos que en la casa del Padre ya hay muchas moradas. Es claro hermanos que Jesús no fue a preparar una casa, las moradas ya están ahí. Lo que esta frase hace es exaltar la soberanía de Dios (Mt 25:34). Estás seguro en los planes de Dios. El te escogió para salvación. (Efe 1:4-5; Rom 8:29-30)

Dios ha preparado un lugar para todos los que él ha escogido para salvación. Y esta hogar cerca del corazón de Dios ha sido diseñado y adecuado para pecadores redimidos desde antes de la creación del mundo.

Hay un lugar para tí, si crees y confías en él. No dejes que la turbación y el temor comience a crecer en su corazón. Confía Jesús, confía en Dios. Usted tiene un lugar seguro, como hijo en la casa del Padre.

II. No se turbe tu corazón, Porque Jesús ha preparado el camino al Padre (v. 2-3).

Hay algunas cosas que necesitan ser preparadas. No quiere decir que el camino está dañado y necesita ser reparado. Lo que aún no esta listo es la manera de llegar a su habitación celestial en la presencia de Dios. Es algo que el pastor Samuel a mencionado varias veces. Jesús no iba a preparar una casa, Jesús iba a preparar un camino. ¿Por qué hay necesidad de un camino nuevo? Por la imperfección del camino viejo. El camino antiguo de la ley y las obras debia ser sustituido por el camino nuevo de la fe y la gracia en la obra de Cristo.

Jesús estaba por preparar el camino nuevo al Padre. «Y nunca más me acordaré de sus pecados y transgresiones. Pues donde hay remisión de éstos, no hay más ofrenda por el pecado. Así que, hermanos, teniendo libertad para entrar en el Lugar Santísimo por la sangre de Jesucristo, por el camino nuevo y vivo que él nos abrió a través del velo, esto es, de su carne, y teniendo un gran sacerdote sobre la casa de Dios, acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, purificados los corazones de mala conciencia, y lavados los cuerpos con agua pura». (Heb 10:17-22)

No tema hermano. A veces el camino que Jesús ha preparado nos llevara por los valles de la sombra de muerte. Pero es el camino más seguro, es el único camino que lleva a la vida.

III. No se turbe tu corazón, Porque Jesús es el camino Padre (v. 4-6).

Lo que está diciendo es que él no solamente nos abre un camino, sino que Jesús es el que nos lleva por el camino hasta nuestro destino. Él es el camino, pero también él es la verdad a la que nos debemos aferrar cuando permanecemos en el camino. ¿Cómo sabemos que alguien está siguiendo a Cristo y va en el camino de la vida? Porque se aferra a Cristo, tiene un deseo y una pasión por conocer y vivir la verdad de quién es Jesús. Pero él también es la vida, la vida eterna que podremos disfrutar no sólo cuando lleguemos a la meta final, sino desde el momento en el que venimos a los pies de Jesús.

¿Cómo es que Jesús es el camino? ¿Cómo es que nos lleva al Padre? Al mostrarnos más acerca de sí mismo (Col 1:15). Entre más usted conozca a Jesús más va a conocer al Padre (v. 7-9), eso es lo que significa que Jesús es el camino.

Juan 5:23 «Para que todos honren al Hijo como honrarn al Padre…»

IV. Porque nunca se apartará de usted la presencia del Padre (14:15-20).

Hay una realidad que tienen que saber. Me voy a ir y no pueden venir conmigo. Ustedes serán dispersados como ovejas cuando tomen al pastor para ser azotado. Y seguiré sólo en mi camino hacia la cruz. Pero no les dejaré solos, les enviaré un consolador que estará con ustedes para siempre.


[addtoany]

Compartir

Otros artículos

Recibe los artículos en tu correo

Suscríbete tu correo electrónico para recibir las actuaizaciones de la Iglesia Bautista Emanuel

Nosotros

Grupos