La fe que derriba muros

Domingo 26 Enero del 2014 | Hebreos 11:30 | Samuel Hornbrook

¿Por qué no se mencionará a Josué por nombre? Quizá qué como humanos somos muy propensos a adorar a los personajes. Dios decidió no mencionar el nombre de Josué y glorificar la obra que se hizo ahí. Para nosotros los nombres son de mucho valor pero no tan importante como lo que logramos para la gloria de Dios. (Hch 4:12) Podemos olvidar cualquier cosa menos el nombre de Jesús.

Josué 2:11; 6:1 ¿Podría sus muros detener a Dios? Sí Dios había detenido el flujo natural del río, ¿cuánto más podría en contra de muros hechos por manos?. Muchas veces así es la experiencia cristiana. Al frente de nosotros se encuentra un Jericó: inmoralidad, pensamientos, deseos o anhelos. Probablemente tu Jericó es algo fuera de tu persona: familia, trabajo, etc. Todas estas cosas pueden representar un muro que nos impide la victoria en la vida cristiana.

Los muros de la ciudad cayeron aplanados. Israel marchó directo hacia adelante ¿cómo lo hicieron? Los muros no se demoronaron, sino que se sumieron en la tierra. Los muros de afuera eran de dos metros de ancho, y los de adentro tenían cinco metros, y ambos tenían 10 metros de alto. La ciudad tenía mucha protección y para que Israel pudiera pasar, los muros tenían que desaparecer.

¿Qué estrategia fue esta? ¿Marchar al rededor y tocar trompetas?. La lucha era difícil, pero la estrategia y la victoria eran de Dios. Es él quien nos da la victoria. ¿Cómo caerán los muros en nuestra vida? Sólo Dios puede hacerlo. 5:13-15 El Señor era el capitán de esta guerra. Josué sólo tenía que seguir las órdenes que el príncipe del ejército de Jehová ya había dado.

La victoria no es por la fuerza o habilidad, sino para el que confía y obedece (1 Co 10:4-5).

Respuestas cuando se quiere hacer la obra de Dios:

Esos métodos que usa el pastor son tontos. El antiguo pastor Moisés lo hacía mejor.
Por que esperar siete días, si hay que tomar la ciudad ¡vamos a hacerlo hoy!.
Alinearse y marchar alrededor de la ciudad no es la manera de conquistar. Vamos a hacer un comité para tumbar muros, yo me propongo como líder.
Yo no confió en la propuesta del pastor, vamos a hacer lo que siempre ha funcionado.
¿Marchar un día está bien, pero siete? ¿Qué intenta el pastor? ¿Volvernos fanáticos?

Josué 6:21-27

1. Al enfrentar nuestro Jericó espiritual necesitamos una visión de Cristo resucitado.
Lo que siempre estaba con el pueblo de Israel era el arca de Jehová. Dieron 13 vueltas, y aunque no sabían lo que Dios hacia, sabían que Dios estaba presente. Fue necesario dar tantas vueltas para que reconocieran que era imposible ganar la batalla a menos que Dios interviniera.

¿Hay algún Jericó que todavía nos espanta? Si Jericó va a caer, entonces Dios tiene que hacer la obra. Antes que el Señor nos de su poder espiritual, necesitamos reconocer que conquistar nuestro Jericó es imposible sin su ayuda. La respuesta para vencer a nuestro Jericó espiritual se encuentra cuando doblamos nuestras rodillas. Es ahí donde encontramos su poder para vencer.

2. Al enfrentar a nuestro Jericó necesitamos una visión por fe. (Heb 11:30). Fue la fe y no otra cosa lo que derribó los muros.
3. Al enfrentar a nuestro Jericó necesitamos tener una visión de la ira santa de Dios (Jos 6:20-21).
¿Cómo podemos creer en un Dios que extermina la vida humana? (Gen 15:13-16)
¿Tiene usted la seguridad que pasara la vida en el cielo? (1 Tes 4:16; Hch 16:31; Ro 10:13). Podemos estar bajo la gracia de Dios o bajo la ira de Dios.


Compartir:
[addtoany]

Compartir

Otros artículos

Recibe los artículos en tu correo

Suscríbete tu correo electrónico para recibir las actuaizaciones de la Iglesia Bautista Emanuel

Nosotros

Grupos

  • Mujeres
  • Varones
  • Jóvenes menores
  • Matrimonios