La Iglesia en medio de la apostasía de hoy

Un poeta norteamericano escribió sobre un grupo de hombres ciegos que tocan una parte del cuerpo de un elefante y comparan sus conclusiones con lo que han sentido. El que tocó la trompa creía que el elefante es como una jirafa, el que tocó las piernas creía que era como un tronco, y así sucesivamente.

El ser humano tiene una realidad parcial cuando trata de explicar quién es Dios. Nuestro conocimiento de Dios es muy parcial. Satanás no sólo ha cegado el entendimiento de los incrédulos sino también a los creyentes. Personas que creen algo de Dios han apostatado de la fe.

Dios se ha revelado claramente, por lo tanto usted y yo tenemos que buscar con intensidad conocer a Dios en su revelación.

La realidad

Aún cuando Dios nos ha revelado mucho de Él, nosotros nos resistimos en conocerlo. En nuestra época tenemos más acceso a la palabra de Dios pero estamos más necesitamos en conocerlo. Esto es la causa de un sinfín females en nuestro tiempo. Porque nosotros podemos ver personas que creen estar en la verdad y se aferran al error porque no hay un conocimiento claro de lo que Dios es.

A.W. Tozer dice que no existe en el mundo un sólo musulman que vaya a rebajar a Dios de forma en la que el cristianismo lo hace. Porque vio en un folleto hablando de Dios como un buen mariscal de campo, o un hombre de negocios diciendo que Dios es el mejor socio “y me gusta”. Esto es lo que vemos en Jeremías 2:11-13.

Una pérdida espiritual

Se ha perdido la espiritualidad porque hemos perdido nuestro concepto de Dios. Aunque no hayamos perdido nuestras doctrinas de fe fundamental como bautistas, pero hemos perdido el asombro, la maravilla, y el deleite por Dios. Hemos perdido el noble y alto concepto de lo que Dios es y peleamos por miserias y cosas pasajeras.

La única manera de recuperar nuestra espiritualidad es el re descubrimiento de la majestad de Dios, pidiendo a Dios que abra nuestros ojos para conocer la maravilla de su gloria, y decir como el salmista que él es mejor que la miel a nuestra boca. Debemos pensar en Dios de un modo que se aproxime más a la realidad.

Una pérdida del enfoque

Salmo 9:1 ¿en qué está pensando este hombre? V. 9-10. Salmo 46:10 muchas veces nuestro enfoque al venir al cristianismo es el mismo que en otras religiones. Pensamos que tenemos que hacer algo para agradar a Dios, pero Cristo ya hizo todo para agradar al padre. Esta convicción viene cuando estoy quieto y conozco.

Es la misma historia de Marta y María, donde María se encontraba sentada a los pies del maestro; ella quería conocer. Pero nuestro enfoque nos lleva a pensar que nosotros valemos por lo que hacemos. El clamor es que por medio de la verdad que ha venido a nosotros podamos ver la belleza de Cristo.

2 Corintios 4:6 que cada día podamos enamorarnos de Dios a través del rostro de Jesucristo. Pero Dios es el único que puede hacer que la luz resplandezca.

La respuesta

Salmo 9:10 la respuesta de aquellos que conocen su nombre es la confianza. La palabra conocer tiene una connotación mucho más amplia de la que usamos. En la sociedad hebrea tiene la idea de una intimidad, como en el matrimonio. Solamente confían en Dios los que han tenido una intimidad con él.

Isaías 6:1-5 cómo no responder ante este Dios tan asombroso. Pero Dios se ha revelado para que usted le conozca en la faz de Jesucristo. “El propósito final de Dios al crear el universo y regir la historia de la creación es la manifestación fe su gloria para gozo y deleite de su pueblo” — Jonathan Edwards. Dios se glorifica no sólo cuando usted ve la gloria sino cuando usted se deleita en esa gloria.

Salmo 9:7-8 cuando vemos la gloria de Dios, nuestra respuesta siempre es “Adorar”. Aún la muerte de Cristo en la cruz fue eclipsada por el gozo puesto delante de él. Frente al sufrimiento, la actitud es determinada por el conocimiento de Dios (Sal 9:9). No hay mejor lugar para evidenciar nuestro conocimiento de Dios que en los momentos de sufrimiento. Es ahí donde nosotros reclamamos o confiamos.

Nada de lo que ha pasado en la iglesia es producto del esfuerzo humano o las artimañas de satanas, es Dios quien está obrando para el bien de su pueblo. Es lo que vemos en el ejemplo de José y los amigos de Daniel.

Que cada día podamos renovar nuestra visión de Dios, y cada día podamos descubrir más del carácter de Dios a través de su palabra. Porque Dios se ha revelado en Cristo, yo necesito conocerle y amarle.

Compartir

Otros artículos

1 Pedro 1
Jaime Escalante

Santidad en la aflicción

Para Jesús sólo hay dos clases de siervos, el que es fiel y el negligente. Mientras el Señor vuelve a la tierra, el creyente debe tener la actitud correcta.

Leer artículo »

Recibe los artículos en tu correo

Suscríbete tu correo electrónico para recibir las actuaizaciones de la Iglesia Bautista Emanuel

Nosotros

Grupos